IGUALDAD

La igualdad como motor de cambio

Este es el siglo de las mujeres. Nunca ha habido en España tantas mujeres trabajadoras como ahora. Y sin embargo, sigue existiendo una brecha salarial que puede a llegar a ser del 30% en algunos sectores. 

La segregación profesional de las mujeres en determinados empleos, ocupaciones y sectores aumenta la probabilidad de que se minusvalore el trabajo desempeñado principalmente por mujeres, en comparación con los trabajos desempeñados mayoritariamente por hombres. 

La discriminación contra las mujeres en la contratación, el acceso a la formación, los ascensos y promociones, así como el reparto desigual de las responsabilidades domésticas y familiares entre hombres y mujeres tienen un efecto directo sobre los niveles de remuneración de las mujeres. Al mismo tiempo, una remuneración baja o desigual de las mujeres impedirá progresos posteriores en la participación de mujeres y hombres en el empleo sobre una base de igualdad.

Las mujeres jóvenes además sufrimos condiciones laborales peores: mayor temporalidad y mayor parcialidad laboral no deseada. 

Desde CCOO luchamos por leyes que aseguren la igualdad entre las personas trabajadoras, que no discriminen por razón de género, etnia, religión…  Únete a las Comisiones Obreras.